Las canas (por fin) se han abierto paso y se lucen con orgullo. ¡Bienvenidas sean! Cada vez son más quienes se atreven a romper con el mito de asociar las canas con la vejez o a la dejadez.

Ahora más bien se las ve con ojos de aceptación, elegancia, glamour y orgullo.

Y lo hemos comprobado en alfombras rojas, películas e incluso en portadas de revistas.

Andie MacDowell luce sus canas naturales en la serie La Asistenta y paseó su melena rizada platino en el último festival de Cannes.

En ocasiones también se presume de cabelleras grises entre las monarquías, por ejemplo la reina Letizia o Kate Middleton.

Y la protagonista de Sexo en Nueva York, Sara Jessica Parker, ha plantado cara a quienes la han criticado por llevarlas.

La revolución de las canas ya es un hecho.

Lucir canas

Cada vez hay más las mujeres que se atreven y así lo confirman los estilistas

Pero las actrices y royals no son las únicas que abrazan la osadía de dejar las canas a su libre albedrío.

Cada vez hay más las mujeres que se atreven y así no los confirman los estilistas.

De hecho, el pelo gris también se exhibe sin pudor en las redes sociales.

Sin embargo, ¡atención! Porque llevar esas melenas grises o blancas tiene sus secretos. Hemos acudido a los expertos y nos han apuntado las siguientes claves:

No es solo cuestión de edad: ¡tenlo en cuenta!

Tras la aparición de las primeras canas es habitual que le echemos la culpa a la edad. No entres en pánico.

Hay que tener en cuenta que también influyen en su aparición la genética, la alimentación y el estilo de vida, asegura Fran Galán, experto del salón madrileño The Beauty Concept Hair.

“Realmente la cana no es un cabello que nace blanco, es un cabello tuyo ya existente que pierde su melanina hasta quedarse blanco, grisáceo o levemente dorado, que son los diferentes tonos exigentes en cabellos canosos”, enfatiza Galán.

Aporta contrastes de color

Tras la aparición de las primeros cabellos blancos puedes aprovechar para embellecer tu melena aportándole diferentes contrastes de color.

¡Las canas hay que lucirlas con orgullo!

Antes de recurrir a teñirlas puedes hacer que formen parte de tu estilo mezclándolas con diferentes técnicas de coloración como, por ejemplo, las mechas, que te pueden ayudar a disimularlas sin cubrirlas, detalla Galán.

Apuesta por cabellos cortos y mechas en dos colores

El punto de partida es siempre dejarse una buena raíz (sin teñir) de uno o dos meses, según el ritmo de crecimiento de cabello de cada persona, indica Alex Torres, director de TheComb.

“Pasada esa fase es recomendable cortar lo máximo posible -siempre que se quiera- ya que en cabellos cortos resulta más fácil hacer la llamada técnica de mechas en dos colores,

es decir, mechas más rubias (inclinadas al blanco) de medios a puntas para que se mezclen con las canas.

Y al mismo tiempo, también mechas más oscuras de raíz a medios para que se integren con el resto de la coloración.

El resultado es una coloración elegante y que facilita la transición hacia las canas”, puntualiza el experto del salón barcelonés.

Hay cortes que se lucen mejor

“Andie MacDowell ha demostrado que las canas pueden quedar espectaculares en una melena larga y rizada,

pues la actriz tiene un look muy personal y ha sabido integrarlo muy bien, pero lo cierto es que las canas ‘envejecen’ y por eso resultan más favorecedoras en cabellos cortos y pulidos”,

comenta Eduardo Sánchez, director de Maison Eduardo Sánchez. Según el experto, las canas resultan muy favorecedoras en cabellos con el corte garçon, ya que aporta mucha modernidad al look.

Otra opción son los cortes con los laterales y la nuca más corta y la parte frontal más larga porque suaviza mucho la imagen.

Dos opciones para cabellos teñidos

Desde The Beauty Concept Hair ofrecen dos opciones para abordar el proceso de un cabello teñido a un cabello natural canoso.

Pero insisten en que antes de elegir debe valorarse la posibilidad de dejar el cabello al 100% con su color natural, ya que ayuda a mejorar la salud capilar.

Pero si descartas dejar aflorar las canas puedes optar por:

  • Dejar crecer la raíz natural unos tres meses para alcanzar el suficiente largo que permita realizar un cambio de look en el corte. Por ejemplo, un estilo “pixie”, que es fresco y juvenil y que se puede llevar con diferentes texturas que se pueden adaptar al rostro y facciones de cada persona. De esta forma, se elimina todo resto de color dejando el cabello 100% natural.
  • Si aún no te animas a tanto cambio, la segunda opción es trabajar el cabello con saturación de mechas. Fran Galán recomienda los babylights (técnica de mechas muy finitas que van desde la raíz imitando los cabellos rubios de cuando éramos pequeños con un aspecto muy natural) para aclarar lo máximo posible el color, haciéndolo lo más similar al de la cana y así apreciar los menores cortes posibles de crecimiento entre cabello natural y resto de teñido.
A %d blogueros les gusta esto: