El ‘Baking Makeup’ es una técnica que sin duda debes conocer, pues entre sus bondades es hacerte lucir una piel de porcelana, sin ningún tipo de tratamiento doloroso ¡Adiós agujas, adiós bótox!

¿Cuántas mujeres no se han sometido a dolorosos tratamientos solo para eliminar pequeñas imperfecciones?

Bueno, existe una técnica de maquillaje que promete ayudarte a borrar todo eso, sin dolor, y lo único que necesitas es una base, corrector y polvo traslúcido, tres elementos muy sencillos de encontrar.

¿Cuándo usar el Baking Makeup?

La técnica ‘Baking Makeup’ viene de las pasarelas al ‘mundo real’ para conquistarnos y así ha ido ganando cada vez más amantes en las calles, y es que sus bondades son innegables.

Si lo que buscas es lucir tu piel al natural, podrías tener en cuenta este tip ya sea para una sesión fotográfica o algún evento especial, ya sea una cita, reunión, boda o hasta graduación.

Y recuerda que, por primera vez, estará bien que te agarren, ¡con las manos en la masa!

¿Qué es el Baking Makeup?

El Baking Makeup, es la unión de dos conceptos, por un lado, ‘baking’ que significa ‘hornear’ y ‘makeup’ que significa ‘maquillaje’ pero ¿Por qué se llama así?, bueno en realidad es por lo especial que es su técnica.

Fue el sitio web de Maybelline quien nos ha dado más detalles sobre esta nueva técnica de maquillaje en la que explican que “consiste en difuminar y eliminar visiblemente “imperfecciones”

como arrugas, líneas de expresión, ojeras o manchas, a través del uso de corrector y polvos traslúcidos concentrados, para que la piel se vea completamente lisa y uniforme”.

Esto quiere decir que, pese a que la base es uno de los ‘ingredientes’ principales, será el corrector y los polvos los verdaderos protagonistas del ‘baking makeup’.

¿Cómo lograr el Baking Makeup?

Es importante tener en cuenta que los polvos de maquillaje son imprescindibles para lograr el baking makeup, ya que, este será el que permita crear ese efecto de ‘horneado’

que ayudará a eliminar imperfecciones y además ayudarán a fijar y sellar el maquillaje. Esta vez, los excesos están permitidos.

Recuerda que antes de aplicar maquillaje, debes tener limpia y bien hidratada tu piel.

Paso 1. Aplica tu base de maquillaje como lo haces de forma usual.

Paso 2. Aplica el corrector debajo de tus ojos de la forma habitual.

Paso 3. Ahora, sí, llegó el momento de aplicar el polvo traslúcido. Comienza con una capa gruesa aplicándola con una esponja o brocha en las partes donde colocaste el corrector,

ya sea debajo de tus ojos, en la frente, nariz, pómulos y barbilla, de preferencia que sea una capa gruesa y déjala reposar de 5 a 10 minutos, esto, ayudará que, con el calor de tu piel, se selle el maquillaje.

Paso 4. Por último difumina y mira el resultado final, con un acabado mate, y haciéndote lucir una piel tersa.

Imagen principal vía Instagram