La actividad física constante a lo largo de la vida es fundamental para poder desarrollar una mejor salud cardiovascular. Unos de los ejercicios mas completo y de fácil acceso que pueden desarrollar los seres humanos es el running,

bien sea de manera más suave caminando, también como en forma de trate o para el nivel más experto, el correr.

La Organización Mundial de la Salud (OMS)

Asegura que con ejercitarse de esta manera como mínimo 4 veces por semana por espacio de 30 minutos, los resultados reflejarán una mejor etapa en la adultez mayor y una mejor preparación para combatir diversas patologías,

asimismo, puede colaborar para retrasar enfermedades crónicas, evitar el deterioro cognitivo, reducir el riesgo de las caídas, aliviar el stress, depresión y la ansiedad.

Ventajas del running

Es importante no apurar los tiempos y entender que no es necesario realizar un entrenamiento exigente como correr

un maratón todos los días para lograr obtener los beneficios anti-envejecimiento.

Las claves sobre los beneficios son las siguientes:

  • Salud cerebral. Hay estudios científicos que descubrieron que al hacer actividad física mejora la calidad de sueño, genera mayor cantidad de moléculas
  • Desarrolla fuerza muscular. A medida que envejecemos, perdemos fuerza y masa muscular, por lo que el entrenamiento con pesas en el gimnasio permite frenar este declive, manteniendo la potencia y la energía, ya sea en el deporte como en las actividades en el día a día.
  • Densidad ósea. Alrededor de nuestros 30 años, la masa ósea deja de aumentar y entre los 40 y 50 años, se empieza a perder en mayor volumen. Por lo tanto, el ejercicio permite aumentar el riesgo de fracturas.
  • Regularidad en el entrenamiento. Una de las claves que debemos respetar es la regularidad, dado que los beneficios en el cuerpo son acumulativos. No sirve de nada ni tiene sentido hacer ejercicio durante dos veces a la semana en vez de cinco con menor carga, lo que brindará mejores resultados.

Imagen principal vía Wikimedia Commom