Para los fanáticos de la cantante Jennifer López, siempre ha sido un placer ver la evolución de los hijos que tuvo junto a Marc Anthony, Max y Emme de 15 años,

Quienes ocasionalmente acuden con su madre a ciertos eventos públicos

Siendo Emme la que más aparece en escena mientras su hermano prefiere pasar un poco desapercibido.

El crecimiento de la quinceañera ha sido muy polémico

Y es que, sus looks masculinos desataron polémica entre los internautas que se preguntaban sobre su orientación sexual.

Además de ser comparada con su padre, Emme también ha tenido que enfrentar los comentarios de la gente tras declararse

el año pasado como una persona no binaria, representando a la comunidad LGBTIQ+, frente a los espectadores que disfrutaban del concierto de JLo.

Desde entonces, muchos no han medido las consecuencias ni tampoco han tenido tacto al referirse a Emme, y las críticas han estado a la orden del día.

Lo característico de Emme es que aparece y desaparece a su gusto

Pues trata de tener un balance entre su vida privada y lo caótico que puede representar ser la hija de una mujer seguida constantemente por los paparazzis.

Recientemente, volvió a figurar en internet después de ser vista cenando junto a Max, Ben Affleck y la Diva del Bronx.

Mientras que la intérprete de «El anillo pa’ cuándo» lucía un costoso vestido Burberry de 5.000 dólares estadounidenses, la hija de Marc Anthony vestía muy holgada y sin tanto lujo.

Para la velada, Emme eligió un outfit completamente negro

Compuesto de una franela y unos pantalones estilo cargo.

Además, en su cuello llevaba sus enormes audífonos y al parecer continúa con su cabello pintado de verde, como se vio en meses pasados.

Sin pelos en la lengua, los cibernéticos resaltaron la belleza y la opulencia de Jennifer López, pero, no le dieron tregua a la melliza.

«Madre mía la hija! No puede ser», «Y la hija toda escambela'», «Ella con un vestido d 5,000 y la hija con una ropa d mesalve»,

«Jlo muy bonita pero su hija es punto y aparte», «Es un vato la hija de Jennifer»,

«Los niños no sacaron ni un solo gen de su madre», «Wow, sus hijos están mal», es parte de lo que se lee en las plataformas digitales.

Imagen principal vía Archivo