Dirigida y escrita por Juan Antonio Bayona, La sociedad de la nieve se estrenó el pasado 15 de diciembre en todos los cines del país. Desde aquel día,

Miles de personas se han emocionado con la trágica historia de los supervivientes al accidente del vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya, acontecido en la sierra de los Andes en octubre de 1972.

La cinta La sociedad de la nieve está basada en el libro homónimo de Pablo Vierci

Y retrata, con fidelidad y dureza, cómo lucharon para sobrevivir los 29 pasajeros que resistieron la caída del avión.

Buena parte de ellos fallecieron a causa de las condiciones climáticas adversas y de las heridas, pero algunos lograron plantar cara al aislamiento y a la escasez de comida durante más de dos meses.

Eso sí, los métodos para lograrlo no fueron sencillos: aquellos que quisieron vivir tuvieron que recurrir al canibalismo.

Afortunadamente, 72 días después del accidente y gracias a la travesía de Nando Parrado y Roberto Canessa hasta Chile ―

donde se toparon con alguien que alertó a las autoridades―, los supervivientes pudieron ser rescatados.

Desde que la historia se dio a conocer en el 72, los protagonistas se han visto cuestionados por el público y los medios de comunicación en

innombrables ocasiones, dadas las decisiones de carácter moral que debieron tomar para no morir de hambre.

A excepción de dos, el grupo completo de rescatados sigue con vida a día de hoy, y la mayoría de ellos han decidido compartir su experiencia a lo largo de los años.

Netflix te trae esta nueva producción La sociedad de la nieve

¿Qué ha sido de los rescatados?

Uno de los fallecidos recientes (2015), Javier Methol, se dedicó a crear la Fundación Viven, ideada en un principio para ser un canal de difusión

del trágico relato y reconvertida, más tarde, en una institución histórica y de conservación de la memoria de los fallecidos.

Fue una experiencia traumatizante y, por ello, Carlos Páez sufrió problemas de adicción durante un largo período.

Por suerte, Páez logró superarlo y se convirtió en el autor de Después del día 10 y La cordillera del alma,

dos libros en los que ahonda en el dolor y el horror de su vivencia.

En cuanto a los dos valientes que decidieron moverse para encontrar ayuda, ambos han dirigido sus vidas hacia las buenas causas.

Roberto Canessa acabó sus estudios de medicina y se convirtió en cardiólogo infantil, mientras que Fernando ‘Nando’ Parrado

acabó dedicándose a la comunicación, dando charlas sobre la firmeza y la voluntad en situaciones complicadas.

Los demás también rehacieron sus vidas: Gustavo Zerbino es empresario y conferenciante, Antonio Vizintin se dedica al desarrollo de proyectos de inversión inmobiliaria y Eduardo Strauch es arquitecto y artista plástico.

Este último escribió en 2019 Desde el silencio, un libro que narra el accidente 40 años más tarde.

José Luis Inciarte, fallecido en julio de 2023, se dedicó a la ingeniería agrónoma

Ramón Sabella se dedica a sus empresas fuera del panorama mediático y Álvaro Mangino es miembro de la junta del Old Christians,

el equipo de rugby que estaba integrado por buena parte de los pasajeros del vuelo.

Finalmente, Roy Harley es ingeniero en la industria de la pintura, Roberto Francois es técnico y productor agropecuario;

Daniel Fernández está metido en la informática y Alfredo Delgado terminó Derecho, mientras que Pedro Algorta ha encauzado su profesión hacia las charlas motivacionales.

Imagen principal vía Instagram