El embarazo es un momento de emoción y transformación en la vida de una mujer, marcado por cambios físicos y emocionales. Entre estos, la piel es uno de los órganos que experimenta más transformaciones al prepararse y adaptarse para dar la bienvenida a una nueva vida.

Por eso, platicamos con la Dra. Pamela Corzas, experta en Medicina Estética y Equilibro Saludable, quien nos contó acerca de los cambios comunes en la piel durante el embarazo,

los desafíos que pueden surgir y, lo que es más importante, cómo abordarlos de manera segura y efectiva. Así que, si estás embarazada o estás planeando en hacerlo pronto, ¡sigue leyendo para conocer todos los detalles!

Estos son los do´s y don´ts que debes de seguir para cuidar la piel durante el embarazo

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer experimenta una serie de cambios fisiológicos que impactan directamente en la piel.

“Es algo normal, incluso, esperable, que la piel comience a cambiar desde las primeras semanas del embarazo, casi siempre debido a la alteración hormonal que ocurre en el cuerpo”, comentó la doctora Pamela.

Como resultado de estos cambios, hay un incremento en la turgencia de la piel porque hay un aumento en el grosor de la dermis y la epidermis, lo que la vuelve más sensible y por lo que necesita cuidado extra especial para asegurar la salud tanto de la mamá como del bebé.

Algunos do´s que nos recomendó la doctora Corzas es que durante el embarazo, es importante mantener una rutina de cuidado de la piel que incluya tomar una ducha diaria con agua tibia, en la que no uses esponjas o fibras para tallar el cuerpo y evitar irritación, así como utilizar jabón neutro sin olor ni perfume.

Además, es esencial mantener una adecuada hidratación interna consumiendo entre 1.5 y 2 litros de agua diariamente, y tener una dieta rica en antioxidantes y ácidos grasos junto con la posible suplementación de vitaminas para el embarazo.

En cuanto a los don´ts, Pamela nos platicó que es importante evitar el uso de agua muy caliente durante el baño, así como prolongar su duración, ya que esto puede causar deshidratación y sensibilidad en la piel.

Además, comenta que es crucial no automedicarse ni utilizar productos sin conocer su fórmula y efectos, así como evitar recurrir a tratamientos estéticos sin la aprobación médica correspondiente.

Asimismo, recomienda evitar el uso de activos como retinoles, ya que su absorción puede llegar al torrente sanguíneo y potencialmente causar malformaciones en el bebé.

Imagen principal vía Wikimedia Commom