Daddy Yankee anunció este pasado lunes en Puerto Rico, tras su concierto ‘La Meta’, que en ese momento finalizaba su carrera como artista:

«Se acabó una historia y va a comenzar una nueva historia, un nuevo comienzo»

Para acabar diciendo que dedicará su vida a Cristo.

«Mi gente, este día para mí, es el más importante de mi vida. Y se los quiero compartir, porque no es lo mismo vivir una vida de éxito que una vida con propósito.

Por mucho tiempo intenté llenar un vacío en mi vida que nadie pudo llenar. Trataba de rellenar y buscar un sentido a mi vida.

En ocasiones aparentaba estar bien feliz, pero faltaba algo para hacerme completo. Y les tengo que confesar que esos días terminaron», explicó.

«Alguien pudo llenar ese vacío que sentía por mucho tiempo y que para todos era alguien, pero yo no era nada sin Él.

Pude recorrer el mundo durante años, ganar muchos premios, aplausos y elogios, pero me di cuenta de algo que dice la Biblia:

‘¿De qué le vale al hombre ganar el mundo entero si pierde su alma?’

Por eso, esta noche, reconozco y no me avergüenzo en decirle al mundo entero que Jesús vive en mí y que yo viviré para Él», confesó, dejando atónitos a los fans que allí se encontraban.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Daddy Yankee (@daddyyankee)

Daddy Yankee se refugia en la Biblia

«La Biblia dice que todo aquel que lo reconozca en público, aquí en la tierra, también lo reconocerá delante de mi Padre.

Ahora, el que me conoce por Daddy Yankee que diga, ‘Daddy Yankee en Cristo, Raymond Ayala en Puerto Rico’.

Se acabó una historia y va a comenzar una nueva historia, un nuevo comienzo», prosiguió diciendo.

«Todas las herramientas que tenga en mi poder, como la música, las redes sociales, las plataformas, un micrófono, todo lo que Jesús me entregó, es ahora para el reino.

Muchas gracias Puerto Rico y espero que ustedes caminen conmigo en este nuevo comienzo y espero que se les grabe algo bien importante:

No sigan a ningún hombre. Yo soy un humano.

A todas las personas que me siguieron, sigan a Jesucristo, que Él es el camino, la verdad y la vida», resaltó, siendo ovacionado con cada palabra que decía.

«Cristo los ama y Cristo viene, no lo olviden. Así mismo, Jesús, como tú me permitiste, por tu misericordia, recorrer el mundo, que así tú me permitas desde Puerto Rico evangelizar el mundo.

¡Por fin, llegué a la meta! ¡Soy libre, Amén!», sentenció.

Imagen principal vía Archivo