Anthony Rapp emitió un comunicado luego de su derrota en la demanda por conducta sexual inapropiada de 40 millones de dólares contra el actor Kevin Spacey.

Después de solo una hora de deliberaciones

La Justicia dijo que Spacey, dos veces ganador del Oscar, no era responsable de los daños.

Dirigiéndose a una multitud fuera de la sala del tribunal de Manhattan, uno de los abogados de Rapp, Richard Steigman, se pronunció al respecto:

“El jurado habló. Anthony dijo su verdad. Respetamos el veredicto del jurado, pero no cambia su verdad”.

Rapp luego emitió su propia declaración, agregando que estaba «profundamente agradecido» de haber tenido la oportunidad de contar su historia.

“Presentar esta demanda fue para tratar de iluminar, para ser parte del gran movimiento que busca oponerse a todas las formas de violencia sexual”, escribió.

El fallo

El jueves, un jurado desestimó la demanda civil del actor ignoto actor contra el protagonista de House of Cards, (Kevin Spacey),

que lo acusaba de una agresión sexual ocurrida hace 36 años y le reclamaba 40 millones de dólares por considerarse víctima de «angustia emocional».

El jurado «declaró al acusado no responsable» de la denuncia, según anunció el tribunal federal del distrito sur de Manhattan.

Rapp, de actuales 50 años, aseguró en la denuncia que presentó ante la justicia neoyorquina en septiembre de 2020,

que Spacey -actualmente de 63 años pero que en aquel entonces tenía 26- lo invitó a una fiesta en su estudio de Manhattan y cuando se fueron todos los invitados intentó agredirlo sexualmente.

Los respectivos equipos de abogados se dedicaron a fondo para demostrar o «desmontar» aquel supuesto acto realmente ocurrió y que dejó secuelas psicológicas ignoto actor.

En esa línea, el juez desestimó en junio el cargo de «agresión sexual» debido a hechos considerados prescritos, que no están contemplados por la Ley de Protección Infantil de Nueva York de 2019.

Mientras tanto, el pasado lunes se descartó, a pedido de la defensa, la existencia de intencionalidad con fines «de gratificación sexual» por parte de Spacey.

El protagonista de House of Cards, aseguró esta semana en el tribunal de Manhattan donde se realizó el juicio civil por las acusaciones de Rapp, que sus denuncias eran «falsas» y que la acusación «no es cierta».

Antes de sentarse a declarar, Spacey ya había obtenido una victoria parcial cuando el juez Kaplan desestimó, como lo reclamaba la defensa de la parte querellante, que se trató de un acto intencional que le causó «angustia emocional».

El jurado, integrado por 12 personas -seis mujeres y seis hombres- debía responder a un cuestionario de ocho preguntas presentado por el juez instructor del caso, Lewis Kaplan, al término casi dos semanas de juicio.

Una respuesta negativa a la primera pregunta -si consideraban que el demandante tenía «evidencia probada» de que el ganador de dos Oscars había tocado «sus partes sexuales o íntimas» hace 36 años cuando era menor de edad,

hizo innecesaria la contestación de las restantes interrogantes, que incluían también una estimación económica de los daños sufridos por aquel hecho.

Imagen principal vía Instagram