Lana Rhoades vuelve a ser protagonista en el mundo, no por sus películas de contenido para adultos, sino por haber logrado ganar más de un millón y medio de dólares con los populares NFT.

La joven influenciadora luego de conseguir una gran cantidad de dinero por medio de su negocio, en el que ofrecía múltiples servicios, entre ellos poder conocerla en persona, desapareció de redes sociales sin dar explicación alguna.

A pesar de que su perfil oficial de Instagram sigue activo, de allí borró todas las promociones que tenían que ver con su nuevo negocio digital.

El perfil en redes sociales que promocionaba Rhoades para efectuar negocios con NFT se llamaba CryptoSis y fue tal su alcance en TikTok e Instagram que alcanzó a tener más de 200.000 seguidores en menos de dos días entre las dos plataformas.

Sin embargo, ese perfil ya no existe en ninguna de las dos redes sociales mencionadas y hasta el momento se desconoce qué sucedió con el dinero que los seguidores hicieron, por lo cual denunciaron el hecho como un posible robo de parte de la exactriz del cine para adultos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Lana Rhoades (@lanarhoades)

Lana Rhoades confesó en días anteriores la dureza de trabajar en la industria del cine para adultos

Trabajar en el cine para adultos no es una tarea sencilla, aunque muchas veces pareciese así. Tener sexo casi todo el día, todos los días de la semana, seguramente sería el sueño de más de una persona, pero lo cierto es que para grabar las escenas eróticas que “encienden” a más de uno, es necesario hacer grandes sacrificios y esfuerzos de parte de los actores y actrices de esta industria, que, en su mayoría, terminan perdiendo el gusto por su trabajo más rápido de lo que se podría pensar.

Así lo han detallado en varias oportunidades algunas de las exactrices porno más importantes del mundo, como Lana Rhoades, que a sus 24 años ya vivió varias experiencias en el mundo de las películas para adultos que la llevaron a retirarse prematuramente, acusando vivir en un mundo de fantasía en el que la magia simplemente no existía.

En el podcast 3 Girls 1 Kitchen, Amara Maple (nombre verdadero de Lana Rhoades), aseguró que durante su tiempo como actriz porno vivió “experiencias traumáticas” que la desalentaban cada vez más en su trabajo, mismo que, según confesó, soñó tener desde muy pequeña.

De acuerdo con Rhoades, su difícil infancia en Chicago la llevó a ver en la industria del porno un escape para sus problemas, teniendo en cuenta que desde los 12 años tuvo contacto con este mundo, cultivando cierta admiración por las mujeres que aparecían en estas películas.

“Quería escapar de la situación que tenía en casa. Me escondía en el armario, miraba la película Las chicas de al lado y fantaseaba con tener 18 años y hacer eso”, reveló.

Sin embargo, lo que de niña parecía un sueño, cuando alcanzó su mayoría de edad se convirtió en una realidad. Según detalló el medio inglés Daily Star, su trabajo como stripper y camarera le valieron para ser identificada por un agente que sin dudarlo la invitó a formar parte de un proyecto de cine para adultos en Los Ángeles, Estados Unidos.

Por supuesto, Lana se sentía en el paraíso, pues, después de tanto tiempo por fin vería su sueño convertirse en realidad; no obstante, la magia empezó a perderse, incluso, mucho antes de que ella lo hubiese podido imaginar.

“Esto va a demostrar lo ingenua que era, pero cuando me metí por primera vez en el porno no sabía que tendría que tener sexo. (…) Realmente no pensé en los actos que iba a tener que hacer para ser una estrella del porno”, indicó en su conversación, asegurando que, al principio, decidió ver esto como un sacrificio para cumplir sus sueños, pero luego se dio cuenta de que era un verdadero infierno.