Con demasiada frecuencia nos dejamos llevar por el caos y el estrés de la vida cotidiana y nos olvidamos de nuestra pareja. Muchas veces terminamos atrapados en la monotonía del trabajo, los trayectos a casa, ver a las mismas personas, gimnasio, comer, dormir y repetir.

Esta rutina puede dificultar tener una conversación profunda con su pareja.

El tiempo pasa en un abrir y cerrar de ojos y antes de que te des cuenta, han perdido esa chispa que tenían al inicio de la relación cuando querían saber todo del otro.

A veces damos por hecho que el amor basta para sostener una relación cuando en realidad hay un montón de trabajo que se debe hacer.

Incluso si estás conociendo a alguien nuevo y recién comienzan los coqueteos por mensajes de texto, es importante que siempre busquen cómo salir de la rutina y romper el hielo.

Quizá te estás adentrando en las aplicaciones de citas y no sabes cómo abrir una conversación nueva con un desconocido o quizá tienes una pareja a distancia con la que te comunicas por mensajes.

Una buena opción para tener una conexión más profunda es haciendo preguntas que los pondrán a reflexionar y con lo que mostrarán su lado más vulnerable, sin sentirse demasiado comprometidos.

Profundizar en ciertos temas en lugar de charlas triviales, es crucial para mantener una conexión íntima.

En un experimento, el psicólogo social Arthur Aron descubrió que las parejas que discutían “cuestiones profundas” tenían muchas más probabilidades de mantener su nivel de conexión que aquellas que se limitaban a una pequeña charla.

Esta dinámica de preguntas profundas la puedes hacer a través de Whatsapp

Preguntas profundas sobre la infancia

¿Cuál es tu mejor recuerdo de la infancia?
¿Cuál es tu peor recuerdo de la infancia?
¿Cuál era tu mayor miedo cuando eras niño?
¿Cuál fue tu año escolar favorito?
¿Cuál era tu materia/clase favorita en la escuela?
¿Qué querías ser cuando fueras mayor?
¿Qué es lo más importante que aprendiste cuando eras niño?

Hablar sobre nuestras experiencias infantiles nos ayuda a procesar emociones que sentíamos cuando éramos niños, incluso lo más doloroso o incómodo.

También por supuesto, nos trae de vuelta recuerdos felices y todos esos sueños que teníamos y que de adultos olvidamos.

Conocer a tu pareja o prospecto desde esta perspectiva le dará un mayor significado a su interacción.

Preguntas profundas sobre el amor

¿Recuerdas nuestra primera cita?
¿Estabas nervioso durante nuestro primer beso?
¿Cuándo supiste que me amabas?
¿Qué es lo que más te gusta de mí?
¿Crees en el amor verdadero o en el amor a primera vista?
¿Crees que las personas están hechas el uno para el otro?

Describe la cita más romántica que puedas imaginar

En las primeras etapas de una relación, enamorarse es apasionante y emocionante.

Encontrar a alguien que esté dispuesto a comprometerse a estar contigo te hace sentir especial pero a menudo uno olvida abordar algunas preguntas importantes para asegurarse de que están en la misma página antes de establecerse.

Preguntas profundas sobre preferencias personales

Si pudieras planificar un día perfecto para ti, ¿cómo sería?
¿Qué es lo que más te gusta hacer solo?
¿Qué es lo que más te estresa cuando viajas?
¿Qué es algo que te alegra cuando estás triste?
¿Cuándo te sientes más fuerte?
¿Qué es algo que le gusta a la mayoría de las personas que conoces, pero a ti no?
Si una bola de cristal pudiera decirte alguna verdad sobre ti mismo, tu vida, el futuro o cualquier otra cosa, ¿qué te gustaría saber?

Imagen principal vía Archivo