La actriz Kirstie Alley, recordada principalmente por las producciones ‘Mira quién habla’ y ‘Cheers’, ha muerto este martes a los 71 años después de una batalla contra un cáncer detectado recientemente, según un comunicado que ha emitido su familia en las redes sociales de la artista.

“A pesar de lo icónica que era en la pantalla, era una madre y abuela aún más increíble”

Aseguran en la declaración sus hijos. «Estuvo rodeada de su familia más cercana y luchó con una gran fuerza, lo que nos dejó con una certeza de su alegría interminable de vivir», se lee en el comunicado publicado en su cuenta verificada de Twitter.

Kirstie Alley interpretó a Rebecca Howe (una gerente de un bar que aspira a casarse con un hombre millonario de Boston) en la comedia Cheers de 1987 a 1993, papel que le permitió ganar un Globo de Oro y un premio Emmy como actriz principal de comedia en 1991, y por el que estuvo nominada en otras cuatro ocasiones.

La actriz estadounidense ganó su segundo Emmy en 1994 por el telefilme ‘La madre de David’.

Alley también ha participado en más de veinte películas durante los años ochenta y noventa, como ‘Star Trek II: la ira de Khan’ (donde debutó en 1982), la trilogía de ‘Mira quién habla’,

‘Se necesitan dos’, ‘Deconstructing Henry’ y ‘Drop Dead Gorgeous’, o más recientemente, en 2015, ‘Un accidente llamado amor’.

La carrera de Alley también quedó marcada por programas como ‘Veronica’s Closet’ (1997-2000) o ‘Fat Actress’ (2005) escrita por ella misma, así como por su trabajo como productora.

John Travolta, compañero en las tres películas de ‘Mira quién habla’ (donde daba vida a una madre soltera que se enamora de un conductor de taxi), ha sido de los primeros actores en despedirse a través de una publicación en Instagram:

«Kirstie fue una de las relaciones más especiales que he tenido. Te quiero Kirstie. Sé que nos volveremos a ver».

Imagen principal vía Flirk