Con las vueltas y vueltas que da la moda, el pantalón cargo vuelve a declarar públicamente nuestro amor u odio por una prenda o tendencia es casi igual que manifestar una sentencia condenatoria.

Aquello que venerábamos puede convertirse en nuestro peor enemigo de estilo, o justo lo contrario, hacer básico y esencial esa pieza prohibida, elevada como tendencia global.

Con los pantalones cargo hemos experimentado ese último sentimiento.

Desterrados a lo más profundo del armario y con la firme intención de no volver a llevarlos jamás, el ciclo de la moda les ha devuelto al lugar que se merecían y hoy disfrutan de un puesto de honor en los looks de las expertas.

Sabes perfectamente de qué tipo de pantalón estamos hablando: ancho, funcional, todoterreno, repleto de bolsillos, con algo de bombachos y una fuerte inspiración ‘utility’.

Con algunas (y pequeñas) modificaciones en su patrón original a favor de los parámetros de 2023, los cargo disfrutan ya de su nueva vida y dominan con soltura el street style.

Fue hace un par de primaveras cuando estos pantalones comenzaron a dejarnos señales del boom que más tarde se nos iba a venir encima.

Empezando por atrapar a referentes de estilo y celebrities de fama mundial

Como Kim Kardashian, Rihanna o las hermanas Hadid, hasta conseguir colarse hoy en los vestidores de las prescriptoras más perseguidas. Aunque su verdadero origen se remonta unos años atrás.

A medio camino entre la estética proveniente del rap y después el pop, su nacimiento data de los 90, pero su fiebre y protagonismo se desató en los 2000.

Empleados como seña de identidad de las tribus urbanas, su imagen se asocia directamente con la corriente ‘utility’, esa que nos habla de los uniformes de trabajo y que todo apunta a que volverá a copar nuestro armario esta temporada.

Mientras esperamos a que ese momento llegue, el pantalón cargo se posiciona como la antesala más inesperada.

Abandonando por completo su imagen tosca y desaliñada, e incluso derribando el prejuicio popular que los clasifica como ideales para deportes como la caza y la pesca, en 2023 son el golpe de efecto estilístico al que la industria de la moda se ha rendido en bloque.

Firmas de sobra conocidas como Balenciaga, Ralph Lauren, Isabel Marant o Max Mara han dicho sí al cargo en versiones elegantes y sofisticadas que elevan su silueta hasta el olimpo de las diosas.

Democratizados y al alcance de todas gracias a marcas asequibles como Zara y Mango, tu inversión de tendencia debe apuntar sí o sí al pantalón cargo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Tiffany Hsu (@handinfire)

En esta segunda vida mantienen su imagen de modelo multibolsillos

El tejido formal y los tonos tierra como base, aunque, eso sí, destierran la idea de pieza bien urbana, bien de trabajo, para mezclarse con otras prendas y accesorios de lujo que no hacen otra cosa que subirlo de nivel.

Así, durante las últimas ediciones de las Semanas de la Moda de París,​ Milán o Copenhague, hemos podido verlos combinados con sandalias de tacón, con americanas satinadas, junto a blusas románticas, con chaquetas de tweed o botines de puntera afilada.

Las insiders han declarado con sus propuestas que son tan válidos para ir a la oficina como para un look triunfador de noche.

Comprobado que su reinado como tendencia todopoderosa es oficial, cuanto antes asumas que los pantalones cargo han regresado para quedarse

y protagonizar tus nuevos outfits de otoño, antes te estarás sumando al dictado que marcas de lujo, firmas asequibles, celebrities y expertas han lanzado a este respecto.

Imagen principal vía Instagram